lunes, 3 de noviembre de 2008

De Las Aventuras Del Rock

Definitivamente, una de las virtudes más evidentes que tiene o fomenta el buen Rock es la hermandad, sea o no su intención principal se recibe con gran gusto. En un concierto o tocada agitas la cabeza, te metes a la bola del slam, cantas, gritas, te emocionas, lloras (como me sucedió en febrero de 2008 con Iron Maiden en el foro sol) te haces güey, te duermes (como le sucedió al pollo) y al mismo tiempo celebras la amistad y camaradería que el rock tiene como divina consecuencia. Conoces, convives y aprehendes algo de la esencia de personas que quizás no ves de nuevo en tu vida pero que te alegra haberte topado en tu camino, esto principalmente por una cosa y es la coincidencia del buen gusto por el rock. Ahora que escribo esto recuerdo una película salida en 1999 de Edward Furlong: Detroit Rock City.

(checa el trailer http://www.youtube.com/watch?v=bW3IbPRpjl4 ).

Esta película es de la amistad, del rock & roll y el fanatismo, pero principalmente nos muestra todo lo que algunas personas podemos sufrir y tenemos que hacer para seguir en el rock, porque es inevitable, el rock llama y reclama muchas almas pero su llamado no es fácil de llevar porque para llegar a su vena debemos pasar por aventuras.

Lo anterior lo escribí porque así lo han sido mis pequeños viajes de rock, con pequeñas aventuras y yo defiendo lo que se puede leer detrás de las revistas R&R: “El rock sin aventura es pop”. En esta ocasión les comentare lo que sucedió el sábado 18 de octubre de 2008 en Mérida, Yucatán. ¿Qué hubo de bueno en esa fecha y en ése lugar? Ni más ni menos que el regreso del original Thrash Mexicano: Transmetal. La diferencia que hubo entre la tocada del año pasado y éste es que en ésta ocasión los hermanos Partida (orgullosos deben estar sus padres) regresaron acompañados de Alberto “Thrash” Pimentel para formar de nuevo la agrupación casi legendaria que luchó en muchos buenos escenarios y dio batalla. En Mérida el escenario no fue lujoso y eso no le quito merito al evento del que todos salimos por lo menos horneados y casi satisfechos; digo “casi” porque nunca hay demasiado rock, el cuerpo siempre pide más. Todos pudimos disfrutar de unos Transmetal totalmente accesibles, cercanos, sin pedos, con la libertad de que cualquiera se podía tomar una foto con los Partida o Pimentel sin que nadie se la haga de pedos, o si lo preferías y el tiempo lo facilitaba se podía realizar una pequeña charla mientras te firmaban tu disco poster o tetas, sin rollos de rockstar que hasta las banditas locales podridas de peste MTV solitas se hacen después de haber tocado en una fiesta.

("Thrash" Pimentel con su lira tipo Zakk Wylde)

Me es casi imposible precisar cuando comenzó mi pequeña aventura con mis amigos porque gracias a unos buenos cafés no pude dormir sino hasta la madrugada después del evento (Morfeo no es metaleroL). Mi ansiedad estaba elevada pero en si no era por el viaje, sino por los costos económicos que me traería pues ¡puta madre la gasolina y puta madre la bolsa de valores y esas chingaderas que no entiendo pero me parten la madre! y me la partieron por que la semana después me la viví de comer pan y las cenas que a mi preciosa Alex extorsione (con mucho amor). El viaje lo iniciamos a las siete de la madrugada, éramos siete zombis (nadie durmió y dos estaban de jarra) en dos automóviles. Como es costumbre, en el itinerario se contemplo Hecelchakán y sus bellas tortas de lechón, nadie se las debe perder. Ya en Mérida a las once de la mañana el día, el sol y la cruda de cerveza y café nos clavaban una daga en la cabeza y le daban vuelta hasta que llego la solución: unos sixtines en casa del sapo, bueno, en el techo de la casa del sapo (gracias chapo). A las seis de la tarde tomamos camino a nuestra misión principal, pero antes en el camino nos preparamos para el después de la tocada con un buen par de (¡si señor!) botellas de Jack Daniels; con ellas se fue parte importante de nuestra economía y la posibilidad de mucha comida pero ¿Quién dice que no podemos vivir de comer unos vikingazos de los OXXO y un chesco? ¡Son la ley!

(Esta s la banderola que fue a la tocada, el mara sin ropa es Miguelito)

Al llegar a la tocada compramos las entradas que eran unos justos $150 pezones. Al entrar nos recibió un carrito de perros calientes, el pequeño tianguis y muchas greñas (como en casa), luego las respectivas fotos y autógrafos con los soldados que darían la batalla en el escenario y uno de los motivos de éste post. Luego de eso el tiempo no quería envejecer, o eso parecía cuando tocaron las bandas que abrían, para lo que el pollo ya se encontraba acabado por la mala noche, el viaje y las chelas le estaban pasando factura porque de un sutil recargarse en la pared para descansar paso a pordiosero en el suelo y la atracción de “tómese la foto” en la tocada. Las cosas tomaban su curso en la tocada y en un momento de suprema bendición me percate de una de las gentilezas del rock: dos chicas besándose y tocándose frente a nosotros, hermosas fanáticas vestidas de corsé, pantalones que parecían pintados y botas, mujeres que cargan hachas. El pollo se lo perdió, se encontraba en un submundo. Todo eso cambio cuando por el micrófono “thrash” Pimentel dio el primer rugido y mentada, señal que el pollo entre sueños entendió y activo su cuerpo para que en menos de un segundo pasara de estado inerte a casi zombi de pie. Enseguida el olor fue más nítido y pude identificar que como es de esperarse muchos le quemaban las patitas al diablo, chavalas y chavales. La tocada fue chingona, aunque el sonido no tanto pues si tuvo sus bajones cabrones, pero con todo eso no mermo para nada el espectáculo y las maneras de prender a la gente que tienen los Transmetal tocando grueso, con rolas bien arregladas y que celebramos. Las rolas ¿Qué rolas? Sus éxitos, lo mejor, prendidon y chingón: México Bárbaro, El Llamado De La Hembra, Que Dios Nos Agarre Confesados, rolas para madrearte en el slam entre las que por supuesto estuvo: Killers (¡hell yes!).

(Tino con Pimentel, el maldito es un traga años)

La tocada termino como era de esperarse, pero el rock continúa y nosotros continuamos acompañados de dos Jack Daniels. Dormimos, despertamos por la mañana y nos atascamos de vikingos antes de regresar a Campeche conscientes de haber cumplido con el llamado del rock y dispuestos a la aventura sea como sea, una aventura mínima como ésta que muchos harían de menos o un verdadero viaje de arriesgue por cumplir la invocación que se nos hace, siempre y cuando podamos transmitir a nuestros hijos, hermanos, amigos, novias, jefes y jefas los vaivenes, anécdotas y detalles sucedidos por estar en la aventura y sentir eso que MTV o el pinche pop y demás géneros culeros no nos dan aunque nos lo ofrezcan: el rock y la hermandad, un tatuaje invisible y sin fin que se va grabando en el cuerpo línea por línea.



(Transmetal tocando "Killers", no se escucha pero me la dedicaron. La banda estuvo prendida toda la tocada)

Omití muchos detalles graciosos para no hacer tan extenso el texto. Eso lo podrán comentar luego mis amigos de la vida y la aventura del rock.

9 comentarios:

wilberth herrera dijo...

buen escrito, no más que se te olvidó el título. Y yo , qué pedo?

Un saludo y espero que te la estés mamando rico en Tebas, digo Tabas.

Killer Movimiento dijo...

Si le puse titulo, y la verdad el escrito no es tan bueno. y tu pues... si, se me olvido comentar que fuiste la grouppie de todos. y pues también se me olvido mencionar la revolcada que me di con la nenas que se besaban en la tocada, ¡que diosas!

Ya no me voy a tabasco, problemas económicos, ni pedo.

JM. Garcíamagaña dijo...

En la foto grupal el que esta agachado sin camisa es ABE Quintanilla?
a noooooooooooo
es el miguelitros jajajajajaja.

ooops

Killer Movimiento dijo...

Es el mara salva trucha "miguelitros" y efectivamente, ahora se le conoce como el Abe Quintanilla, ¡Cuuucuuuu!

Anónimo dijo...

miviii tu primer post! te como!! estoy muy orgullosa de ti, me agradó mucho leerte ya en plan de blog sigue así.

ale.

Anónimo dijo...

hijo de tu madre no había leído los comentarios, ya no te invitaré arroz de nena.

Killer Movimiento dijo...

chingue, croe que no debí comentar el incidente con las dos nenas sabiendo que mi novia lee el blog. me la mamé.

wilberth herrera dijo...

ale, no te preocupes, siempre te fue fiel, cuando le dije "dos viejas? piensa en tu novia" Edgar recapacitó, y me dio una.
Es un buen hombre.

CassidyOnTheRocks dijo...

Puta madre, y yo que pensaba ser como Pinche Peach y permanecer incógnito, ya ni pedo, me partiiiiste la madre...
y además ultrajas mi archivo personal fotográfico. A todos huevos. Al menos hubieses subido la que tengo donde estoy cheleando con el Steve Harris.

No es cierto, brother. Ya sabanas que lo mío es tuyo (puta! que me pongo romántico)


Felicidades por tu primer subida; y ya que estás arriba ... bájate por los chescos.